¡Tu "Me gusta" nos encanta!

Blog

10 consejos para cuidar a la Naturaleza en tu cocina

10 consejos para cuidar a la Naturaleza en tu cocina

La cocina es un lugar perfecto para cuidar del Medioambiente. ¿Lo sabías? ¡Seguro que sí! Es ideal porque pasamos muchas horas en ella, manejamos muchos productos y, además, nos los comemos. Por ello, hoy en el Día Internacional de la Tierra, queremos ofrecerte unos consejos para que puedas vivir tu cocina de un modo aún más sostenible.

¡Horror! Grifo abierto
Depende de la potencia, pero cuando dejas correr el agua se desperdician aproximadamente 10 litros por minuto. ¡10 litros! Recuerda esta cifra cada vez que tengas que usar el fregadero y apuesta por un lavavajillas de clasificación energética A , ya que lavar los platos a mano implica emplear siete veces más de agua. Si vas a fregar a mano, retira con una espátula los restos de comida, tíralos a la basura, utiliza un balde con agua para enjabonar platos y cubiertos y abre el grifo sólo para aclarar.

Recipientes, envases y demás envoltorios
¿Te has dado cuenta de la cantidad de basura que generamos en la cocina? Es impresionante, por ello te recomendamos que compres productos de proximidad (aquellos que se producen a 100 kilómetro del lugar en el que vives) ya que ahorramos en transporte, almacenaje y envases. Decántate por el producto fresco en vez del congelado y gana en reducir residuos.

A por las 3 erres
Reduce, Recicla y Reutiliza. Trata de consumir sólo aquello que necesitas, cuida el reciclaje depositando cada resto en su lugar y utiliza de nuevo todo aquello que puedas. Sabemos que a veces resulta complicado reciclar, especialmente cuando la cocina es pequeña, pero cada vez encontramos a nuestro alcance mejores contenedores de basura doméstica en los que separar los residuos. Y una vez que adquirimos el hábito, resulta sencillo y la Naturaleza lo agradece… Y siempre que puedas, dale nuevos usos a los frascos de cristal, botellas, bandejas y bolsas de plástico.

Energía, la justa
La energía es muy valiosa… y cara. Por ello, hay pequeños trucos que te permiten ahorrar y proteger al entorno. Por ejemplo, si vas a cocinar, utiliza sólo el agua necesaria y mantén tapada la cazuela mientras la estás usando para evitar que el calor se vaya. Elige aquellas perolas que se adecúan a la placa que vas a emplear y al tamaño de la comida, ya que recipientes demasiado grandes tan sólo consiguen que la energía se pierda. Además, de este modo tendrás menos trastos para fregar… Si puedes utilizar el microondas antes que el horno, hazlo. A pesar de que el microondas también consume energía, su tiempo de uso es mucho menor.

Limpia en verde
Algunos productos de limpieza son agresivos y dañan el medioambiente, por ello es esencial que revises su etiquetado y apuestes por los productos ecológicos. Y, ¿por qué no?, también puedes revisar cómo limpiaban nuestras abuelas. Hay remedios caseros muy efectivos.

¡Cuidado con el aceite!
Se acabaron los tiempos en los que el aceite terminaba en el desagüe. Muy cerca de ti, seguro, tendrás un punto limpio en el que depositarlo. Tan sólo tienes que reutilizar una botella o frasco y verter el aceite ya empleado.

A la rica sobra
En esto nuestras madres nos llevan años luz… Son capaces de hacer un cocido el domingo e ir derivando de él plato tras plato a lo largo de toda la semana para culminar el proceso con unas croquetas de quitar el hipo. Tirar comida a la basura es un delito. ¡Siempre se puede reutilizar! De un guiso, se puede hacer un arroz, un cuscús, una fideuá… o mezclar con patatas. Las sobras son ricas y nos dan la oportunidad de aprovechar lo que tenemos y no generar desperdicios. ¡Dale a la imaginación!

Servilletas como las de antes
El rollo de papel de cocina está muy bien para determinados usos, pero lo utilizamos en exceso y lo único que conseguimos es potenciar el consumo del papel y la tala de árboles. Por ello, te animamos a que utilices mucho más trapos y servilletas de tela, como los de antes.

La luz que te ilumina
La luz en una cocina es muy importante por muchos motivos. Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta y te invitamos a que valores uno más: su gasto energético. Deja atrás las lámparas antiguas y opta por tubos fluorescentes o bombillas de bajo consumo para iluminar con calidad y sostenibilidad. Podrás reducir el consumo de electricidad hasta en un 80%.

Piensa antes de… abrir el frigorífico
Si es que además hasta se nos queda cara de bobos cuando lo abrimos y pasamos media hora empanados… Es inmensa la energía que se gasta, por ello te ofrecemos dos soluciones: ordena tu frigorífico y distribúyelo de modo que cada producto tenga su lugar. Y antes de abrirlo, piensa y decide qué es todo lo que quieres encontrar en él para así abrir la puerta una sola vez y extraer todos los ingredientes que necesitas. Es más práctico, más ágil y ¡te sentirás más eficiente!

Esperamos que te hayan gustado nuestros consejos, que los pongas en práctica y que nos comentes qué es lo que tú haces para que tu cocina sea más respetuosa con el medioambiente. ¡Te esperamos!

Síguenos en Instagram

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios