Tu cocina con corazón

Cómo reformar tu cocina II: Iluminación, aislamiento, paredes y suelo

Vamos con el capítulo II: descubre cómo reformar tu cocina valorando la iluminación, el aislamiento, los muros y el suelo.

Cómo reformar tu cocina II: Iluminación, aislamiento, paredes y suelo

21 febrero | 2024

Ya sabes lo que buscas. Ya has elegido la distribución de tu cocina. ¿Y ahora qué? Veamos algunos aspectos clave que debes tener en cuenta para reformar tu cocina con total garantía de éxito.

1. Cuida la iluminación

La luz es fundamental en cualquier espacio y, en especial, en la cocina. Una correcta iluminación facilita cualquier labor que vayamos hacer en ella, ya sea cocinar con comodidad, comer o cenar con una luz apropiada. Por ello, es importante planificar la luz de tu cocina, que tiene que dar respuesta a tres criterios principales: seguridad, confort y eficiencia energética. ¿Cómo conseguirlo?

  • Los focos son una buena solución, ya que nos permiten ubicar puntos de luz de modo fácil y sencillo en distintas zonas. Un consejo es distribuirlos por la cocina dejando una distancia mínima entre ellos de entre 50 y 60 cm y máxima de 100 a 120cm. La recomendación nos indica que tendríamos que conseguir 4W por m2.
  • Recurre a fluorescentes de bajo consumo o luces LED: pasamos muchas horas en la cocina y la luz, sin duda, gasta tanto energía como dinero.
  • Ilumina con esmero aquellas zonas en las que las sombras son molestas, por ejemplo, los módulos superiores de la cocina y las vitrinas.
  • Valora la opción de incorporar iluminación interior en el mobiliario, ya que, además de práctico, queda muy bonito.

2. Invierte en aislamiento

Cambiar las puertas y ventanas de la cocina te ayudará a conseguir un aislamiento total o parcial tanto térmico como acústico, y eso, repercutirá de manera directa no solo en el ahorro energético sino también en el bienestar que sentirás al reducir en la casa los ruidos que, inevitablemente, se producen en una cocina.

Las ventanas son también imprescindibles para garantizar la entrada de luz natural y la ventilación adecuada, así que, no lo dudes: cuida este detalle. Algunos consejos que podemos darte:

  • Valora los diferentes materiales que existen para los marcos de las ventanas. Los de PVC son los más demandados por su capacidad para mejorar el aislamiento térmico y acústico.
  • Si te es posible, elige el cristal de mayor grosor, nº de capas y mayor distancia entre capas que exista. Cuanto más grosor, capas y distancia entre ellas, mejores resultados de aislamiento conseguirás.
  • Opta por ventanas oscilobatientes. Además de permitirte abrir las ventanas con apertura total (como cualquier ventana), te dará la posibilidad de tenerlas entreabiertas, algo muy útil en una cocina donde los olores, vapores y humos son constantes.
  • En cuanto a las puertas, debes saber que las puertas correderas son las más habituales y prácticas para esta estancia. Nos ayudarán a ganar espacio, algo extremadamente útil si nuestra cocina es pequeña.

3. Presta atención al revestimiento de las paredes

El revestimiento de los muros de tu cocina es esencial. No en vano, se encuentran en el lugar del hogar, junto al baño, en el que se producen las temperaturas más extremas y donde la higiene es imprescindible. Por ello, debes asegurarte de revestirlos con un material duradero, que resista los cambios de temperatura y que sea fácil de limpiar.

Además, el hecho de que sea un material resistente no está reñido con la estética. Tienes a tu disposición una gran variedad de opciones que te permitirán encontrar superficies con gran valor decorativo.

Un último consejo para tus paredes: utiliza pintura antihumedad antifúngica para evitar que salga moho.

4. Opta por un suelo resistente

El suelo de tu cocina debe ser fuerte, duro, de calidad. La cocina es, probablemente, el espacio de una casa donde más probabilidades hay de que caiga un objeto al suelo. Y quien dice objeto, dice cuchillos, perolas, agua hirviendo, aceites, etc. En definitiva, materiales o líquidos capaces de dañar el suelo. Por ello, este debe ser duradero y resistente a golpes, manchas y a la acción de la humedad.

Y, de nuevo no tienes por qué renunciar a la estética. En el mercado existen numerosos suelos que aúnan belleza y resistencia, además de la cualidad de ser antideslizantes.

¡Vamos avanzando! Ya tienes la distribución y «el envoltorio»: aislamiento, puertas, ventanas, paredes y suelos. Siguiente etapa: cuidar el interior de la cocina: mobiliario, encimera, electrodomésticos. Todo ello, ¡en nuestro siguiente artículo!

¿Dudas a la hora de elegir tu futura cocina?

Te ayudamos con nuestra guía.¡Recién actualizada!¿Elegir cocina te resulta difícil? Encuentra respuestas en nuestra guía.

Quiero la guía

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *