Tu cocina con corazón

Puntos clave para reformar una cocina

Descubre aquellos aspectos que debes tener en cuenta para reformar una cocina.

Puntos clave para reformar una cocina

1 febrero | 2024

Estás pensando en renovar tu cocina. O en diseñar tu cocina nueva. Pero, sinceramente, no sabes muy bien por dónde tirar. Bien: no problem. Desde antalia hemos creado para ti una serie de posts donde de forma muy clara y sintética te vamos a contar los puntos clave que necesitas tener en mente para reforma tu cocina con éxito total.

Para lograrlo necesitas tan solo:

  • Saber qué es lo que tienes: con qué espacio cuentas.
  • Qué es lo que deseas: cómo quieres que sea tu cocina ideal y qué necesitas y…
  • pensar, planificar, valorar y decidir la distribución de tu cocina.

Te dejamos para ti la tarea de pensar en qué es lo que realmente deseas y cuál sería la cocina que cumpliría con tus objetivos a corto y medio plazo, pero ahora, vamos a lo real y concreto: qué pasos debes dar para reformar tu cocina.

1. Estudia tu plano y valora el espacio del que dispones

Analiza la planta de tu cocina. Es práctico dibujar un plano que tenga en cuenta una serie de medidas y otras particularidades:

  • Los metros cuadrados.
  • Paredes: mediremos longitud y anchura, así como la altura del suelo al techo en distintos puntos.
  • Dónde se ubican puertas y ventanas: las mediremos y marcaremos, reflejando el tamaño de los marcos, la distancia al techo y al suelo así como la forma de apertura y el espacio lateral.
  • Desagües, gas y puntos de luz. Es importante que quede plasmado en el plano dónde se ubican rejillas de ventilación, interruptores, radiadores, enchufes, desagües, tomas de agua y gas, vigas, tuberías, hueco de extracción de humos, etc. Puedes moverlos, sí, pero encarecerá el presupuesto y debes saberlo para valorar si te compensa el esfuerzo.

2. Analiza el «triángulo de trabajo»

El triángulo de trabajo no es otra cosa que el recorrido que realizas de manera habitual en tus labores en la cocina. Es decir, de dónde coges los alimentos, dónde los preparas, dónde los cocinas, dónde lavas… Los vértices de ese triángulo están formados por el fregadero, la nevera y la zona de cocción. Lograr con una correcta planificación la disposición más cómoda y lógica entre estos tres puntos es garantía de una solución práctica y coherente para cada espacio. Es vital que racionalices los movimientos.

3. Elige la distribución de tu cocina

Para conseguir que la planificación de la cocina tenga éxito, debes dar con la distribución perfecta, armonizar las dimensiones de los muebles y electrodomésticos con el espacio de la cocina y con tus costumbres y necesidades. Por ello, piensa siempre cómo puedes aprovechar el espacio del modo más eficiente y eficaz posible: el objetivo es conseguir un ambiente práctico, acogedor, seguro y funcional. Existen muchas distribuciones, pero las principales son en L, U, isla, península, en línea y paralelo. Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Te aconsejamos que te informes bien sobre ellas y que te dejes asesorar por profesionales.

4. No olvides ni un solo segundo la ergonomía

Tu cocina tiene que ser cómoda, funcional, práctica. E insistimos: «tiene que» serlo. Si no, la aborrecerás. Más aún, cuando en la actualidad, el espacio es un bien escaso y las cocinas suelen ser pequeñas. Por ello, tanto la distribución como los muebles deben responder a estas exigencias de ergonomía y funcionalidad.

5. Cero espacios muertos y un 10 en almacenamiento

Tu cocina debe ser accesible, sin un solo espacio muerto donde se acaben acumulando elementos inservibles. Para lograrlo, estudia las múltiples posibilidades que existen en puertas, gaveteros, interiores, elevables, etc. Por ejemplo, en antalia contamos con una amplia variedad de accesorios de interior con extracción total para lograr maximizar el espacio y la visibilidad. También para las zonas altas, donde disponemos de diferentes sistemas de apertura: plegables, abatibles, verticales y basculantes, para facilitar la accesibilidad a los mismos de forma natural. ¿El objetivo? Que todo esté al alcance de tu mano y que la capacidad de almacenamiento de tu cocina sea la máxima.

Digamos que hasta aquí ya la primera fase de reflexionar, estudiar distribuciones posibles y modos de hacer que tu cocina sea práctica (y bonita). En los próximos artículos, te contaremos otros aspectos como qué debes hacer para cuidar la iluminación, el aislamiento o el mobiliario. Pero antes, te dejamos también una serie de distancias entre distintos elementos de la cocina muy útiles para ir tomando decisiones:

  • Entre la cocina y el fregadero será óptima una distancia mínima de 50 cm.
  • Entre los armarios superiores o el borde inferior de la campana y la superficie de trabajo lo más adecuado es dejar un espacio aproximado de 50/70 cm.
  • Se recomienda dejar una distancia mínima de 40 cm a cada lado de la cocina.
  • La separación de los elementos enfrentados en una cocina paralela tendría que estar entre 100 y 120 cm.
  • Si se opta por colocar un mostrador, la altura de la barra debe ser entre 90 y 110 cm del suelo para que pueda combinarse con taburetes de 63 o 74 cm de altura.

¿Dudas a la hora de elegir tu futura cocina?

Te ayudamos con nuestra guía.¡Recién actualizada!¿Elegir cocina te resulta difícil? Encuentra respuestas en nuestra guía.

Quiero la guía

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.